CONTINUO APRENDIZ AL SERVICIO DEL AMOR. BUSCADOR DE LA VERDAD.

Mi nombre es Antonio Conejos Yéboles.

Licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid y con formación de postgrado en Administración de Empresas, dediqué unos buenos años de mi vida al entorno del mundo financiero: trabajé en un banco y dos brokers de mercados monetarios…

…hasta que un día algo dentro de mi dijo “¡Basta!”. Siento agradecimiento por haber estado en un sitio tan hostil a lo que era mi pulso interno, pero fue eso lo me hizo reaccionar y redireccionar mi vida, quizás de otra manera me hubiera llevado más tiempo.

Sabía lo que no quería aunque todavía no tenía muy claro lo que realmente quería. Me instruí y trabajé en el oficio de la carpintería,  con la que disfruté algunos años.

Hasta aquí mi percepción de la realidad era racionalista, lineal, física, agnóstica, finita, limitada.

Fui “empujado” a pedir de un estudio de Geobiología (disciplina que estudia la interacción de las energías procedentes de la Tierra con las personas, por ejemplo,  como nos afecta que nuestra cama esté sobre la vertical de una corriente subterránea de agua) de la parcela en la que iba a construir una casa. Impresionado con los movimientos que se producían con las varillas de zahorí y péndulo que utilizaban, y que yo mismo experimenté, decidí formarme en dicha disciplina y practicarla posteriormente.

Comenzó un camino de planteamientos que propició un cambio que ya no tendría vuelta atrás:

  • La búsqueda de quién soy yo realmente,
  • ¿De donde procedemos?
  • ¿Qué hay más allá del cuerpo físico?
  • ¿Qué pasa cuando morimos?
  • ¿Qué es mi personalidad, mi alma y mi Yo Superior?
  • ¿Cómo se compone la realidad que vivimos?
  • ¿Cómo puedo interactuar con esa realidad para alinearme con mi Yo Superior?
  • ¿Cuál es la autoridad energética?
  • ¿Cómo puedo puedo manifestar mi autoridad energética alineada con el Mayor Bien para cambiar la realidad personal y colectiva?
  • Etc.

Mientras estas preguntas se iban configurando en mi interior, aparecían personas, formaciones y libros, que, junto a las experiencias que tenía, hicieron que se fueran anclando cambios, ampliando miras y profundizando en mi despertar espiritual.

Apareció la Sanación a través de un curso de Péndulo Hebreo, otro punto de inflexión en mi vida. Nunca antes había pensado que iba a ser terapeuta, pero lo que pasaba a través del péndulo me apasionaba, me divertía, había resultados extraordinarios y tenía cada vez una mayor necesidad de aprender más sobre la Sanación. Fue entonces cuando sentí que eso era a lo que realmente me quería dedicar.

Profundicé en mi formación para tener las bases necesarias para comprender y poder transmitir los mecanismos de la energía y después de años de formación y de práctica profesional compatibilizándola con la carpintería llego el momento natural de dedicarme en exclusiva a la Sanación.

Las técnicas de Sanación que hoy utilizo han ido llegando con el contacto consciente con mi Yo Superior, con l@s Guías y Maestr@s y determinad@s seres encarnados y a través del acompañamiento a cientos de personas, espacios y sistemas. Hay una constante evolución en el la ejecución del trabajo que permite acceder a niveles cada vez más profundos y multidimensionales de sanación y liberación.

Si resumo en solo párrafo mi aprendizaje diría que tenemos un inmenso poder y que podemos ponerlo al servicio  del Amor, mediante la Integración de la Luz y la Oscuridad o al servicio de la separación.  El Amor y la  integración siempre ha estado presente  en las sesiones, pero no fue hasta primavera del 2018 que lo incorporé completamente en todo el trabajo que hacía, incluidas las entidades y energías más oscuras e involutivas (al principio luchaba contra ellas, después mostraba mi autoridad energética sin necesidad de luchar, ahora lo entrego al Amor más elevado produciéndose la magia de la Integración) . Y esto ha supuesto una profundo cambio en el trabajo, rompiendo mis propios esquemas.

Pongo a disposición de la Humanidad, Gaia y el Universo lo que humildemente puedo aportar para experimentar una realidad más integrada y más cerca de la Verdad, sea lo que sea que eso signifique.

Y doy las GRACIAS a todas aquellas experiencias, realidades y seres que han propiciado todo este aprendizaje y el que está por llegar.